domingo, 4 de marzo de 2012

c'est inutile.

Miro tus ojos, como si se trataran de la mejor obra de un gran pintor, y todo se vuelve de armoniosos colores, no hay nada fuera de lugar. Ando entre las dunas de ese desierto de tu interior, de intenso color marrón, hasta caerme en ese agujero negro del centro, que nadie me avisó que fuera tan  un color tan cálido, que nadie me dijo que estuviera allí, que nadie me dijo que fuera más grande que el unniverso. Insensata de mi por acercarme a lo desconocido.  Caigo, cada vez más hondo, todo es cada vez más profundo y derrepente, veo el fondo. Aterrizo como una pluma, no me hago daño, no me golpeo... me poso en tu corazón, puro y transparente, y me va envolviendo esa extraña sensación, la felicidad, que me hace verme en tus ojos como un espejo, y te reflejarás en los mios, y ahí comenzó mi infinito, comenzó el universo...  Quiero perderme en ellos, quiero morir en el desierto.