martes, 1 de marzo de 2011

Pour comprendre quelque chose, il faut le tuer et le raidir dans l'esprit.

Pensé que esta historia había llegado a su fin. Sentía que estaba mejor. 
Me di cuenta que me equivocaba en el momento en el que volvistes a hablar. 
Pero el hecho de tener que volver oír tu voz, es mas de lo que puedo soportar ¿como resistirme? Si el sentirte detrás mío, o tu simple respiración me enloquece. 
Tuve miedo de que sintieras como latía mi corazón.
Temí que te dieras cuenta de que en mi interior estaba lo que yo sentía contra la vocecita que me decía: -¿no te das cuenta quien es él? 
Cerré los ojos para silenciar mis miedos y supe que estaba perdida.







-¿Que es lo que me gusta de ti? y ¿por qué aun no te supero? 
Me mata sentirme asi, como que ya me tiene harta el maldito tema, siempre con lo mismo, siempre las mimas dudas, siempre el mismo sentimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario