miércoles, 21 de diciembre de 2011

Ne retenez pas votre souffle.

Comienzas a andar; adiós a la realidad. Sientes como todo se va perdiendo a tu alrededor, comienzan devorarte todos los recuerdos, como un flashback. Pero en tu mente solo hay una frase "continua andando, no mires atrás". Corre si es necesario. Salta del tren, grita a los cuatro vientos que eres libre, que nunca más te podrán poseer, aunque perfectamente sepas que, tal vez, te mientes a ti misma. Acompasa el latido de tu corazón con tu canción preferida y nunca más controles tu respiración. ¡Ahora eres libre!.
Tú cuidaste de él  (conciencia tranquila), pero no te supo responder (es su problema). Siempre le diste todo y él no te dio más que mentiras. Te has dado cuenta de que no existe superman, ni el príncipe azul y que el ser idiotas les viene en los genes. 
 Ahora es la hora. Pasaré esta estúpida escena, me tiraré del tren y acabará la película.  Siento decirte que fuiste un pésimo actor y que aquí muere hasta el apuntador. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario