domingo, 20 de noviembre de 2011

Les amours d'été ne durent jamais...

  "Mi querido amo, no sientas temor, no te muevas y no hables, nadie podrá vernos, quédate quieto sólo quiero mirarte, tenemos toda la noche y ahora quiero mirarte, tu cuerpo para mí, tu piel, tus labios, cierra los ojos, nadie podrá vernos, estoy aquí justo a tu lado ¿no me sientes?
    Al tocarte por primera vez, te tocaré sólo con mis labios, tú sentirás el calor pero aún no sabrás donde, tal vez sea sobre tus ojos, yo presionaré mis labios sobre tus ojos y tú sentirás su calor, abre los ojos ahora amado mío, mírame...tus ojos fijos en mis pechos, tus brazos elevándome, deslizándome sobre ti, mi débil quejido, tu cuerpo temblando, esto no tiene final ¿no lo sientes?.

   Estarás siempre volviendo atrás la cabeza y yo para siempre me limpiaré las lágrimas, este momento debía pasar, el momento existe y este momento continuará desde ahora y para siempre.
   No volveremos a vernos jamás, lo que habíamos de hacer lo hemos hecho, creeme amor mío, lo hemos hecho para siempre, guarda tu vida lejos de mí y si eso te hace más feliz no dudes ni por un momento en olvidar a esta mujer que te dice sin rastro de arrepentimiento: Adiós..." 

-Carta de despedida de Keira en Seda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario