viernes, 7 de octubre de 2011

je persiste à croire...



Apeguen luces, cierren persianas, hagan silencio y presten atención, comienza la función.
En esta representación perdí la voz, morí en la segunda escena, y fui dejando fluir mi sangre acto tras acto, dejé de lado a mi otro yo y me convertí en una especie de monstruo. Perseguí ilusiones, dejé atrás realidades y continué con esta gran obra sin final que se a transformado en mi vida, pero como  la de todos por la noche cambia de color, porque tal y como dicen, todo depende desde la lente por la que mires, pero en verdad yo no consigo ver más allá de lo que mis ojos ven, por lo que para mi no hay lentes que valgan, parece una contradicción, pero es mi realidad y a veces siento como, mis ojos ven, tal vez más allá de lo que crees mostrar, creando una realidad confusa y difusa, una realidad inventada.
Toda esta función quedará en nada, en otra representación más de malos actores y yo me quedaré en este teatro vació, interpretando lo que fueron días felices, días de gran esplendor, días en los que tu me seguías como espectador.



"¡Palabras, palabras, todo palabras!" Hamlet, 2.º acto, escena II

3 comentarios:

  1. Como siempre, me siguen encantando tus entradas y como escribes, bueno yo creo que el verbo encantar se queda corto.
    Me dejaste un comentario diciendo que echabas de menos mis entradas. La razón por la que no escribo, es simplemente sencilla, no tengo insipiración, últimamente no me ocurre nada y si no estoy mal, no soy capaz de escribir por más que quiera.
    Un besito enorme :)

    ResponderEliminar
  2. HERMOSA ENTRADA. es increíble como se puede sentir uno, actuando y después eso se transforma en tu vida y no hay vuelta atrás, la verdad me senti muy identificada, me encantó.

    ResponderEliminar