sábado, 1 de octubre de 2011

L'amour est un oiseau rebelle.


Ojalá pudiéramos no fracasar, ser perfectos, encontrar el amor en la primera tirada y no tener que continuar nunca más la partida, el juego de azar en el que se convierte la vida cuando te enamoras. Seguramente que apuestes todo a una carta y también estoy segura que después de eso fallarás... ¿Será que en esto consiste amar? En jugar a este juego y después de apostar tu todo, fracasar e intentarlo de nuevo, tal vez toda tu vida, hasta que no puedas más y esto pueda contigo.
Intento describir el amor como un juego, pero no es eso, no se puede comparar tal siquiera... No todos sentimos al amor de la misma forma, pero lo que si sentimos igual es el giro de 180º que da nuestra vida tras enamorarnos, notamos como las cosas cambian, como nuestro interior se queda vació, dañado y todo lo vemos desde una perspectiva diferente, cambiado. A pesar de que perdamos la partida siempre hay algo que nos anima a volver a intentarlo aún sabiendo que te darás de morros contra el suelo.

 Al amor no le importa si perdiste la última vez o ganaste la partida cuando vuelves a sentirlo vuelves a apostar todo a una sola carta y así nace el infinito, el juego sin final.

"Ignoramos al que nos quiere, queremos al que nos ignora, 


amamos al que nos hiere y herimos a quien nos ama."

2 comentarios:

  1. Me encanta ! me encanta me encanta :) Me e enamorado de este blog es genial , esta entrada me ha fascinado sobre todo lo que esta subrayado en rojo...jode, pero es la verdad , te sigo ! Un besote enorme muuuuá!

    ResponderEliminar