domingo, 11 de septiembre de 2011

la vie sans les amies...

Hoy intento escribir desde lo más profundo de mi corazón, allí donde solo entran los rayos de luz más luminosos, esos que traspasan el cuerpo y calan en el alma. Hoy escribo sobre los amigos, en especial sobre uno que es muy bobo, pero a pesar de eso me ha demostrado que es de verdad, porque ante la adversidad ha estado ahí, en la alegría ha estado ahí, compartiendo cada segundo de su tiempo conmigo, escuchándome y entendiéndome hasta el punto de terminar cargando con un yugo que no era suyo, sino mio, por eso hoy te escribo. Para decirte gracias y perdón a la vez, por haberte hecho soportar todo, por haberte hecho tragar tantos malos ratos en los que te hubiera gustado llorar y bajarte del mundo, pero seguías ahí y yo seguía ciega, sin poder ver todo lo que para ti suponía, el daño que te estaba haciendo, pero a pesar de todo seguías junto a mi... Sabes todo lo que te aprecio ¿no? y sabes también que por nada del mundo querría perderte.

Solo me queda decirte gracias, por todo lo que has hecho y harás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario